El Fortín del Estrecho, periodico difusor de nuestra cultura. VOX POPULI VOX DEI

 

Gratuito

 

Humor del Estrecho Año 1 Fortín del Estrecho nº 6

Humor del Estrecho Año 1 Fortín del Estrecho nº 6

Seguir Leyendo...

 

CIUDADANÍA Y CULTURA

La discusión y el debate sobre la condición y el alcance de la ciudadanía, en América Latina, se ha producido hasta ahora, esencialmente a nivel académico, no teniendo una significativa radicación en el mundo político y social.
Este hecho es producto

Seguir Leyendo...

 

Rodolfo Andrés Suárez Sturiza

Enviada el: 2011-05-02

A la Dirección del Fortín del Estrecho
Presente

Estoy recurriendo a sus páginas por el bien ganado prestigio que tiene al abordar temas en los que están involucrados la paz, verdad, justicia y derecho, sin importar tendencias políticas ni religiosas de quien se expresa. Ya he tenido la experiencia de ver mutilado mi derecho a expresión.
Puedo dar testimonio: La disciplina militar bien aplicada y con mira al bien común da excelente resultado en la formación moral de personas jóvenes. Digo y sostengo que antes de ingresar al ejército para cumplir con mi servicio militar estuve muy mal influenciado por lo que podríamos llamar un “mafia política religiosa de centro izquierda”, lo que durante mi infancia y adolescencia mucho daño me causó. Los miembros de dicha mafia fueron responsables directos del fallecimiento prematuro de mi padre. Fui victima inocente de esa mafia que con una maldad satánica increíble se ensañaron contra mí. Me tendieron todo tipo de trampas psicológicas y después me tendieron calumnias y desprestigios. Entre esos mafiosos había varios amigos de mi padre, parientes políticos, e incluso algunos que tenían y tienen consanguinidad conmigo. Lo más triste de esta historia es que mi progenitora no se daba cuenta del mal que rodeaba a nuestra familia; hoy, yo me hago la siguiente pregunta ¿corren los derechos humanos en mi caso particular? Hoy estoy  dispuesto a entregar a quién me pregunte, los nombres y apellidos de esos mafiosos, ya estén vivos o muertos. Soy un convencido: aunque algunas veces tarda en llegar la verdad y la justicia, éstas se imponen y derrotan a las maquinaciones de las malas intenciones.
Las autoridades educacionales deben tomar nota de todos los beneficios que aportan a corto plazo la disciplina bien entendida y bien aplicada para la buena y sana formación de los jóvenes. Se trata de disciplinar a los alumnos para poder lograr que los profesores puedan cumplir objetivamente con su labor de enseñar, en un aula acogedora, con el debido respeto de sus alumnos, para que puedan asimilar sus enseñanzas.
Pienso que aplicando disciplina militar en las escuelas y liceos se terminaría con la mala conducta, con las burlas de los alumnos por defectos físicos o psicológicos, con el bullyng, y se reduciría en estrés, la ansiedad y depresión escolar, causas directas de suicidio de niños y adolescentes tímidos que se sienten desamparados. Con disciplina y formación física se previene y se combate en forma eficaz la afición al alcohol, al tabaco, las drogas y las erradas conductas sexuales por falta de educación.
Aplicar disciplina con estrictez militar en los establecimientos educacionales  ahorraría grandes gastos al Estado, si el gobierno solicita la ayuda del comandante en jefe del ejército, para que él disponga que los instructores del ejército puedan cooperar y coordinar estrategias posibles junto a los profesores para que impongan el orden y el bienestar en los establecimientos. Con espíritu de trabajo, gran dedicación, mucho esfuerzo y mucha disciplina se podrá entregar un justo bienestar a niños, adolescentes, profesores, padres y apoderados.
Pasando a otro punto muy importante, que es justo recordar: pienso que lo que sucedió en Chile el 11 de septiembre de 1973 es en gran parte responsabilidad de los políticos chilenos, sean estos de izquierda, centro o derecha. Todos tuvieron responsabilidad, unos por no saber gobernar para todos los chilenos, por fomentar el odio de clases y pretender apoderarse de bienes que en derecho no les correspondía, y otros por querer conservar desesperadamente privilegios, patrimonios y bienes.
Como buenos ciudadanos chilenos debemos tener presente siempre que las fuerzas armadas y carabineros son instituciones permanentes que pertenecen a todos los chilenos, de ahí que debemos tener presente la sana intención de tratar siempre de lograr una fraternal unidad con nuestras fuerzas armadas y de orden; es un camino para lograr una patria, justa, libre, grande, desarrollada y soberana.
En esta ocasión, rindo un merecido homenaje a los que fueron mis profesores hace más o menos 60 años en la escuela anexa al Liceo de Hombres, todos ellos profesores normalistas.
“El aula de toda buena Escuela Chilena debe ser copia fiel de lo que era cuando estaba presidida por un profesor normalista con vocación de servicio real, comprometido con todos sus alumnos, con su escuela y con su patria”.

Atte.
Rodolfo Andrés Suárez Sturiza
Profesor de Electricidad
R.C.P. N° 065859

Cartas al Director